HISTORIA masonería femenina

La historia de la francmasonería femenina se inscribe juntamente con la de las mujeres por su carácter de independencia y de autonomía. El acceso al camino masónico ha representado una gran aventura de más de dos siglos, que ha ido de la mano del pensamiento vanguardista que deseaba modernizarse y liberarse de aquel país decimonónico, de aire caciquil, católico y provinciano, anclado en base a la sumisión, al miedo y a la pobreza de la gente.


En este marco convulso entre posiciones bien distintas es donde se desarrolla el incipiente movimiento de reivindicación de las mujeres y de su participación política y social , del cual muchas de sus más destacadas protagonistas fueron mujeres que pertenecieron a la masonería.

Ellas editaron una crítica de la condición de las mujeres en el folleto Porvenir de la mujeres (1841) y, a partir de 1856, hubo una extensa participación en la publicación El Pensil de Iberia, donde denunciaron la subordinación en el hogar y en el trabajo remunerado. Defendían la igualdad entre los sexos, el fin del predominio masculino y la creación de nuevas bases para las relaciones entre mujeres y hombres. Consiguieron escaso eco en la sociedad del momento, pero estas fourieristas figuran entre las pioneras de la introducción del pensamiento feminista en España. –Amalia y Ana Carvia fundadoras de la Logia de Adopción gaditana Hijas de la Regeneración fueron un buen exponente de ello.

Algunas de ellas, como es el caso de las masonas Ángeles López de Ayala, Belén Sárraga, Carmen de Burgos, entre otras, fueron las precursoras de los grupos librepensadores que, a finales del siglo XIX, se convirtieron en un foro para el desarrollo de un pensamiento feminista minoritario, de signo laico y anticlerical, vinculado con los ámbitos de librepensadores y de la masonería que defendían los derechos de las mujeres.

 LEER MÁS